Interpretar una factura de luz: aspectos importantes

¿Cómo interpretar una factura de luz? La factura de la luz está formada por fundamentalmente dos grandes conceptos: un término asociado a la potencia y otro que se asocia al consumo. Ambos van a depender de la tarifa y coste de kW en los distintos periodos horarios de consumo.

Por otra parte, hay otros conceptos, que dependen del tipo de mercado al en el que se encuentre acogido cada consumidor: mercado libre y mercado regulado.

Factura de la luz: ¿mercado libre o mercado regulado?

¿Estás en el mercado libre o en el mercado regulado? Muy pocas personas saben responder a esta pregunta, muy importante porque lo que cambia es lo que vas a pagar por la electricidad que gastes. Este aspecto es básico a la hora de saber interpretar una factura de luz. Y eres absolutamente libre de elegir en cuál de los dos mercados eléctricos quieres estar.

En el mercado libre, la compañía y el consumidor firman un contrato previo donde se establece un precio fijo para el término de potencia y para el término de energía. Cada comercializadora puede ofrecer distintas tarifas/ofertas ajustándose cada una de ellas al tipo de consumo propio del suministro (fijas por tramos horarios o fijas las 24 horas del día).

En el mercado regulado, las compañías (que en España son las principales distribuidoras) ofrecen un precio voluntario para el pequeño consumidor (PVPC). Este precio va a variar cada hora de cada día y del mes a facturar, dependerá directamente de la oferta y demanda en el mercado eléctrico. Pueden solicitarla todos los consumidores con una potencia contratada que no supere los 10kW.

Muy pocas personas saben responder a la pregunta de si están en el mercado libre o en el regulado.

Aspectos comunes en cualquier factura de luz

Aunque las facturas de cada mercado van a ser distintas, tienen una serie de aspectos en común como son:

  • Empresa distribuidora: Aunque como cliente no puedes elegir la distribuidora principal, es bueno que sepas cual es.
  • Empresa comercializadora (puede ser distinta a la distribuidora propia de cada zona).
  • Nº de factura: Número que identifica la factura, muy útil para hacer posibles reclamaciones.
  • Período de consumo: Indica el periodo al cuál se refieren los datos y costes indicados en la factura. Normalmente son mensuales, aunque en las facturas del mercado libre pueden ser también bimestrales.
  • Identificación del punto de suministro (CUPS): El CUPS (Código Unificado de Punto de suministro) es único para tu instalación. Es importante conocerlo para posibles cambios de comercializadora y/o potencias.
  • Fecha final del contrato: importante para negociar precios de cara a futuro y/o posibles incumplimientos de contrato.
  • Potencia contratada: es la cantidad de kW simultáneos que puede generar la red eléctrica del suministro. Importante optimizarla según el consumo propio para no exceder costes ni producir cortes en el día a día.
  • Término de potencia: importe correspondiente a la potencia contratada en cada uno de los periodos del suministro. Puede venir desglosado en peajes y cargos + precio potencia y también se desglosa según los periodos propios de cada tarifa contratada. Este precio suele estar fijado por el Gobierno (publicado en BOE), y no varía mucho de unas comercializadoras a otras, aunque éstas suelen aplicarle un margen propio.
  • Término de energía: importe correspondiente al consumo de kW realizado en el periodo indicado. Puede venir desglosado en peajes y cargos + coste energía (propio del mercado regulado) y también se desglosa según los periodos propios de cada tarifa contratada.
  • Importes por peajes y cargos: Importes que se cobran para cada periodo tanto de potencia como energía. Son costes regulados, fijados por el Gobierno y podrán aparecer desglosados o incluidos en los términos totales de energía y potencia. Estos importes serán cobrados por la distribuidora propia de cada suministro.

Saber interpretar una factura de luz

Si con estos conceptos aún no te queda tan claro por qué estás pagando tanto, puedes recurrir a profesionales como Agroener, especialistas en energía solar fotovoltaica para el sector agroalimentario y agropecuario, donde podemos realizarte un estudio de tu factura sin ningún tipo de compromiso.

Con este estudio conseguimos que estas explotaciones agrarias puedan abaratar su factura de luz. Agroener también ofrece otro tipo de servicios como la gestión de los incentivos ligados al autoconsumo, además de contar con un servicio de monitorización y seguimiento del sistema, con el que podrá ver todo el ahorro que está generando a cada momento la instalación. Con la instalación de energía solar fotovoltaica podrás conocer de dónde procede la energía consumida.

El uso de la energía solar como combustible te permitirá ahorrar en costes.

¿Necesitas un estudio completamente personalizado de tu caso? Clic aquí.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, política de privacidad y aviso legal pinche en los enlaces para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This