¿Qué es la agrovoltaica?

 

La agrovoltaica es un término que gana cada vez más relevancia en el sector de la agricultura y la innovación eneergética. Pero… ¿de qué trata exactamente? En este artículo te desvelamos las principales claves de la agrovoltaica, tendencia es una tendencia que compatibiliza energía fotovoltaica y agricultura. ¿Cuáles son sus beneficios?

La agricultura sigue teniendo la necesidad de mejorar en términos de sostenibilidad. Según los datos económicos interanuales, la agricultura fue la única actividad que logró un aumento del PIB, creciendo más de un 6% en el tercer trimestre y más de un 8% en el cuarto, alcanzando un total de 100.000 millones de euros y siendo un 9,7% del total del PIB Español. Este aumento de la producción va ligado a un aumento en las necesidades energéticas propias de la actividad, las cuales se ven cubiertas en su mayoría por las energías más tradicionales. Esto aumenta las emisiones de C02, posicionando a la agricultura como uno de los sectores más contaminantes y con mayor necesidad de apostar por energías alternativas.

Tradicionalmente cuando se habla de inversiones en energía solar, lo primero que nos viene a la mente es tener que destinar un terreno de nuestro cultivo para la instalación de energía fotovoltaica, pero… ¿Y si esto no fuera necesario? ¿Cómo puedo generar energía limpia, sostenible y que me ayude a reducir mis costes eléctricos? En esto consiste la agrovoltaica, tipología de instalación sobre la que hoy escribimos.

¿Qué es la Agrovoltaica?

La Agrovoltaica es una solución innovadora que consiste en implantar soluciones de energía solar fotovoltaica que convivan y compartan espacio con el cultivo, sin robarle espacio a este. De esta forma, la agrovoltaica consiste en la coexistencia del cultivo y una planta fotovoltaica capaz de cubrir las necesidades energéticas de la plantación, sin necesidad de invertir en terrenos alternativos o reducir la cantidad de cultivo para la implantación de la misma.

Imagen 1. Representación planta Agrovoltaica. Fuente: Fraunhofer ISE.

Al igual que la fotovoltaica tradicional conectada a red, la agrovoltaica nos permite conseguir grandes ahorros en la factura de la luz, coste que cada vez cobra más importancia, en especial en la actual situación de mercado con precios desorbitados que influyen directamente sobre la rentabilidad de los cultivos; pero no solo aporta valor en este campo, sino que crea un microclima junto al cultivo que nos ayuda a proteger la plantación frente a agentes meteorológicos, ayuda a reducir las necesidades hídricas del cultivo, reduce la erosión del terreno,…

La agrovoltaica también es adecuada para sistemas aislados de red eléctrica, acompañándolos de baterías o grupos electrógenos de apoyo (o ambas). Si pensamos en las necesidades de riego, aunque depende del tipo de cultivo, generalmente las necesidades son mayores los días de mayor incidencia solar, coincidiendo estos con los días de mayor generación para las plantas fotovoltaicas. Esta es otra de las ventajas que presenta esta combinación cultivo-fotovoltaica.

¿Cómo debe ejecutarse?

Para esta tipología de instalación no existe una estandarización, sino que cada plantación tendrá unas necesidades específicas que se deben tener en consideración para el correcto desarrollo del cultivo, de forma que cada instalación requiere de un mayor desarrollo de la propuesta y un mayor nivel de comunicación entre la explotación y la empresa encargada del proyecto. Aquí es donde es importante recurrir a empresas especializadas como Agroener, con capacidad de analizar las necesidades del cultivo y poder diseñar una planta de Agrovoltaica a medida.

A diferencia de una planta fotovoltaica tradicional, la convivencia de los módulos solares con el cultivo requiere atender a otros criterios de diseño que nada tienen que ver con la fotovoltaica, sino que son propios de la plantación y que deben ser considerados en el proceso para que los elementos de la instalación fotovoltaica no influyan en la operativa diaria de la explotación. A continuación nombramos algunos de los aspectos más relevantes que se deben considerar:

  • Distancia entre filas. En este caso la distancia entre las filas de módulos no viene determinada exclusivamente por el sombreado que provocan unas en otras, sino que generalmente serán mayores para asegurar la incidencia directa de luz solar sobre el cultivo.
  • Posicionamiento, inclinación y orientación de los módulos. Al igual que en el apartado anterior, la forma de colocar los módulos también va a influir en la cantidad de luz que incide directamente sobre el cultivo y el porcentaje de sombra que va a tener. Este factor debe diseñarse para un beneficio mutuo de la planta solar y el cultivo, estudiando el punto de saturación* de luz propio de cada cultivo.
  • Estructura de suportación. Este criterio es el más determinante a la hora de diseñar una planta Agrovoltaica, ya que se debe considerar tanto las dimensiones del cultivo como la maquinaria necesaria para su explotación. Es fundamental hacer un correcto análisis de los procesos y maquinaria que intervienen en la explotación para poder determinar las dimensiones y apoyos de la estructura, ya que cada cultivo requiere de una maquinaria específica y distintos procesos productivos.

*Punto de saturación de luz del cultivo: es el punto a partir del cual mayor intensidad de la irradiación no implica aumento de la tasa de fotosíntesis de la plantación.

A modo resumen, el diseño de una planta Agrovoltaica debe adaptarse al cultivo para garantizar una productividad agrícola adecuada, considerando todos los factores relacionados con la explotación: intensidad de luz solar necesaria, maquinaria a utilizar, pasos de trabajo, protección contra agentes climáticos, …

Ventajas y desventajas

Las principales ventajas que presenta la agrovoltaica son:

  • Aprovechamiento de la totalidad del terreno para el cultivo.
  • Reducción de las necesidades hídricas del cultivo.
  • Optimización del uso del agua.
  • Autosuficiencia energética.
  • Mayor eficiencia de los módulos fotovoltaicos debido a las menores temperaturas alcanzadas por el microclima generado.
  • Reducción de las emisiones de C02.
  • Producción sostenible.

Principales desventajas de la agrovoltaica respecto a un sistema tradicional:

  • Adaptabilidad a las condiciones de la explotación.
  • Instalación más compleja y costosa.
  • Diseño e ingeniería más laboriosa.
Agrovoltaica [2022] AGROENER
Imagen 2. Porcentaje de uso del suelo. Fuente: Fraunhofer ISE.

¿Es rentable?

A pesar de requerir una inversión inicial mayor que una fotovoltaica en suelo, el hecho de no tener que invertir en la compra de más terreno o dejar parte del terreno sin cultivar para implantar la fotovoltaica, hace que esta inversión “extra” se amortice de forma rápida, teniendo un sistema con una rentabilidad aproximada de 6 años (puede variar según el caso), muy similar a los sistemas tradicionales. Es importante tener en cuenta la capacidad productiva extra que tenemos con estos sistemas, cuyos flujos de caja deben considerarse en la amortización final de una planta agrovoltaica.

¿Estás planteándote esta opción? En Agroener, como especialistas en agrovoltaica, podemos ayudarte. Contacta con nosotros y realizaremos un estudio de tu caso ¡gratuito y sin compromiso!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, política de privacidad y aviso legal pinche en los enlaces para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This